Diferencias entre los tipos de proxy y características

En Tecnología por

Si navegamos con asiduidad por internet, tarde o temprano nos encontraremos con la palabra anonimato acompañada del termino proxy. Sabemos que puedes estar un poco perdido porque en la red se nombra infinidad de proxys y parece que cada uno es diferente. Este artículo tratará de guiarte para que puedas conocer los diferentes tipos de proxy y sus diferencias.

Aunque todo nos puede sonar extraño en un primer momento, recomiendo como lectura inicial nuestro artículo sobre los proxy SOCKS para tener una base de conocimiento. A lo largo de este artículo, iremos ahondando en las características de los diferentes tipos de proxy.

Definición básica de proxy.

Hay que empezar por lo más básico y es contestar a la pregunta de: «¿Qué demonios es un proxy y para qué sirve?«

Un proxy es un servidor, por lo que puede consistir tanto en una máquina remota como en un programa. Este servidor actúa como intermediario de las peticiones que realiza un cliente a otros servidores remotos.

Por ejemplo, si queremos acceder a la página web www.vozidea.com, la petición la haremos a nuestro servidor proxy y será este quién se encargue de conectar con la página web. Dentro de este proceso, vemos como el proxy tiene un papel determinante al hacer de intermediario, de ahí que su uso pueda tener diferentes propósitos.

El uso más habitual que le da un usuario a un proxy es la posibilidad de ocultar su identidad y así acceder a webs restringidas geográficamente. También es un buen método para conservar nuestro anonimato en la red y evitar ser rastreados. El proxy tiene otros usos como: actuar como cache, realizar registros de conexiones, actuar como firewall, etc.

Tipos de proxy y sus diferencias.

Proxy HTTP/s.

Se trata de un servidor proxy configurado con algún tipo de software como Tinyproxy, Squid o similar. Nos permite acceder a páginas web ocultando nuestra IP real, de forma que la IP que se muestra es la del servidor proxy. Esto nos permite cambiar de ubicación geográfica, ya que parecerá que estamos ubicados donde lo esté el servidor proxy.

Este tipo de proxy sirve para navegar y los principales navegadores actuales permiten su configuración y uso.

Este tipo de proxy HTTP/s permite diferentes configuraciones, de forma que su uso puede estar destinado a:

  • Proxy-cache: permite generar un cache en el servidor del proxy, de forma que al navegar se hace uso de este acelerando las transferencias de datos. Además, como los datos están en el cache del proxy, ya no es necesario hacer la petición al servidor remoto ahorrando ancho de banda.
    Dentro del software de proxy-cache destacan Squid, Varnish e incluso Nginx puede funcionar como un proxy-cache.
  • Proxy anónimo y proxy transparente: la mayoría de servidores proxy HTTP/s permiten la configuración como proxy anónimo o como proxy transparente. Un proxy transparente es aquel que actúa como intermediario sin realizar ninguna modificación en la petición, por lo que se muestra la IP del cliente. Por otro lado, un proxy anónimo es aquel que oculta nuestra IP.

Proxy web.

Este tipo de proxy tiene su tecnología basada en la web, generalmente haciendo uso del lenguaje PHP en combinación con HTML. Son accesibles a través del propio navegador, como una web común, pero nos ofrecen una interfaz para acceder a otras páginas web de forma anónima.

proxy o vpn

En los últimos años han proliferado estos proxy web, de hecho algunos se ofrecen como soluciones para acceder a páginas con bloqueo regional activo. Por ejemplo para acceder a Facebook, YouTube o similares desde países en los que están censurados.

Proxy SOCKS.

En realidad cuando hablamos de SOCKS hablamos de un protocolo usado con propósitos generales. Este protocolo establece una conexión inicial entre cliente y proxy, sobre la que se enruta todo el tráfico entre ambos.

Los proxy SOCKS se diferencian de los proxy HTTP/s, en que los SOCKS no interpretan el tráfico de datos, simplemente lo enrutan a través de una conexión TCP. Al no tener que interpretar la conexión, los proxy SOCKS tienen la ventaja de que pueden funcionar de una forma genérica dando soporte a múltiples protocolos, como pueden ser: FTP, HTTP/s , POP3, SMTP, DNS, etc. Esto supone una gran ventaja frente a los proxy HTTP/s, que sólo soportan un único protocolo.

Navegadores como Mozilla FireFox permiten el uso de proxy SOCKS de forma nativa, mientras que otros como Chrome necesitan el uso de alguna extensión.

Proxy inverso (reverse  proxy).

Un proxy inverso es un proxy especialmente diseñado para recuperar información de un servidor o varios servidores que tenga asociados. Dicho de otra forma, es un proxy al que los clientes le hacen peticiones y es el propio proxy el que se encarga de recuperar los datos del servidor o servidores asociados para servírselos a los clientes.

Los proxy inversos son muy conocidos por su utilidad a la hora de asegurar páginas web, para mitigar todo tipo de ataques. En otros casos pueden actuar incluso como balanceadores de carga, es decir, distribuyendo las peticiones de los clientes entre varios servidores. Un ejemplo de proxy inverso muy conocido para proteger páginas web es CloudFlare.

Los VPN, no son un tipo de proxy pero pueden hacer su función.

Dentro del listado de tipos de proxy estuve dudando si incluir o no los VPN, pero dado que no son un proxy, sino que es una tecnología un poco más avanzada, les dedicare una pequeña sección. Recomiendo echar un vistazo a nuestro artículo sobre qué es un VPN y para qué sirve, donde encontrarás información básica.

proxy o vpn

Después también es recomendable leer el artículo que detalla las diferencias entre un proxy y un VPN. Esta información básica te guiará a la hora de decir si necesitas un proxy o un VPN. Por ejemplo, según pude leer en PC Ahora, en China la censura les impide acceder a webs alojadas fuera de su país, por lo que para saltarse esta restricción los ciudadanos chinos hacen uso de VPN.

Consejos de seguridad a la hora de usar un proxy.

No quería terminar este artículo sin dar unos pequeños consejos de seguridad a la hora de usar algún servidor proxy público. Hay páginas web que ofrecen listados de proxy gratuitos (que la mayoría suelen no funcionar) o también podemos encontrar cientos de proxy web en Google.

La cuestión es que el uso de estos proxy públicos no es seguro, por ello no debemos introducir contraseñas, datos bancarios, datos personales o cualquier información sensible mientras los usamos.

Este artículo no tiene comentarios, se el primero en dejar uno.

Deja un comentario: