Navegador Brave, ¿navega más rápido y seguro?

En Software, Webmasters por

Hoy probamos a fondo el navegador Brave para comprobar si realmente cumple con la descripción que nos “venden” sus desarrolladores. Brave se une a la oferta de navegadores de código abierto ofreciendo una mayor velocidad de carga de páginas web, más seguridad ante posibles infecciones y una mayor privacidad.

Navegador Brave

A modo de resumen, podríamos decir que la impresión que nos ha dado Brave es la de un navegador con plugins incluidos y activados por defecto en el navegador. Se podría decir que el código de esos plugins ha pasado a formar parte del propio navegador dándole la posibilidad de bloquear ventanas emergentes, cookies y códigos de rastreo automáticamente.

Antes de continuar ubiquemos este navegador, para saber de dónde salió la idea de su desarrollo. Brave es un navegador cuyo desarrollo está bajo la dirección de Brendan Eich, que para los que no les suene familiar este nombre, se trata del antiguo CEO de la compañía Mozilla.

Brave Browser está basado en Chromium y es un navegador multiplataforma. Está disponible para escritorios Windows, OS x, Linux o e incluso dispositivos móviles con Android o iOS.

Navegador Brave, ¿navega más rápido y seguro?

¿Mejores velocidades de carga?

El navegador Brave con su configuración por defecto bloquea la publicidad, por lo que las páginas al no cargar el código de los anuncios, cargan con mayor velocidad. El navegador en si no ofrece ningún avance que permita cargar las páginas web más rápido, ya que simplemente evitando la carga de anuncios se acelera la carga del sitio web.

El bloqueao de anuncios, pone en riesgo la supervivencia de los contenidos gratuitos en la red, por eso desde Brave han querido diseñar un sistema de anuncios propio que sea menos intrusivo y ofrezca recompensas más justas a los anunciantes. En este sistema se pretende que sean los propios usuarios quienes hagan donaciones a los editores de contenidos con micropagos y empleando como moneda de pago el Bitcoin.

La idea de ofrecer recompensas más justas a los anunciantes es algo necesario, aunque personalmente creo que no llegará a buen puerto la idea de pensar que una página web o blog personal puede “sobrevivir” con donaciones voluntarias.

¿Es más seguro?

La seguridad es otra cosa que preocupa a muchos usuarios y la verdad es que aquí voy a ser tajante, usando Brave Browser estamos igual de expuestos que usando cualquier otro navegador conocido.

También es cierto que Brave incluye ciertas características que nos ayudan a mantener nuestra privacidad, como puede ser el bloqueo de cookies y el bloqueo de trackers con pixeles de seguimiento. Esta última parte del bloqueo de trackers y pixeles de seguimiento me parece realmente útil, ya que las páginas web que los usan no suelen informan a los usuarios de que están recopilando información sin su consentimiento.

Aunque desde Brave empleen el término de “malvertising” para describir infecciones de malware producidas por anuncios, no hay ningún navegador que nos dé garantías de que nunca seremos infectados. En definitiva, podríamos decir que Brave nos da un mayor anonimato pero no es más seguro frente a posibles infecciones.

Otra de las características que tratan de convertir a Brave en un navegador más seguro el uso de “HTTPS Everywhere”, o dicho de otra forma, fuerza el uso del protocolo HTTPS siempre que sea posible, ya que este nos ofrece mayor seguridad y privacidad a la hora de navegar.

Seguiremos de cerca a este navegador, sólo el tiempo nos dirá si se gana un hueco en el olimpo de los navegadores que actualmente ocupan Chrome, FireFox y Safari. La hoja de ruta la tenemos disponible en GitHub.

Este artículo no tiene comentarios, se el primero en dejar uno.

Deja un comentario: